Síndrome de abstinencia del tabaco: etapas y duración

La abstinencia de la nicotina es la única cosa que muchos fumadores temen cuando se embarcan en un plan para dejar de fumar. Puede ser una experiencia angustiante para algunos, desencadenando una serie de síntomas físicos y psicológicos que a algunos les resulta difícil de tolerar.

Esto no significa que todo el mundo experimentará la abstinencia de la nicotina de la misma manera. Las personas que dejan de fumar el síndrome de abstinencia crónica generalmente tienen síntomas peores que aquellos que toman un enfoque cohesivo, con asesoría, sistemas de apoyo y ayudas para el tabaquismo (incluyendo la terapia de reemplazo de nicotina).

Al entender los signos y síntomas de la abstinencia de la nicotina, usted puede prepararse mejor para ellos y saber cómo actuar en caso de que ocurran. Aunque la abstinencia de la nicotina nunca es divertida, es importante recordar que es sólo una situación temporal. Con un poco de preparación y persistente, lo superará.

Antojos de nicotina

Los impulsos de fumar, comúnmente conocidos como antojos de nicotina, son uno de los síntomas más desafiantes y persistentes de la abstinencia de la nicotina.

Los antojos que usted siente son causados por los receptores nicotínicos en el cerebro. Cuando se priva repentinamente de la nicotina, el cerebro ya no libera la hormona “sentirse bien” dopamina a la que el cuerpo se ha acostumbrado. El antojo es una respuesta fisiológica en la que el cuerpo anhela algo a lo que se ha adaptado y se ha vuelto tolerante.

Los antojos de nicotina típicamente duran de cinco a diez minutos. Pueden ser extremadamente incómodos, pero trate de esperar a que se vayan y recuerde que la sensación pasará. El masticar chicle de nicotina o dar una caminata larga y enérgica generalmente ayuda.

Aperitivos y aumento de peso

El impulso de comer bocadillos es más que simplemente reemplazar los cigarrillos por comida. Cada vez que usted fuma, la ingesta de nicotina desencadena la liberación de glucosa (azúcar) de sus músculos e hígado mientras altera su respuesta a la insulina.

Como resultado, si usted dejara de fumar, experimentaría una caída en el nivel de azúcar en la sangre y sentiría la necesidad de consumir carbohidratos, dulces y otros alimentos para saciar esta súbita y a menudo inexplicable hambre.

Como resultado, las personas que dejan de fumar aumentarán un promedio de 10 libras después de un año, y la mayor parte del aumento se producirá durante los primeros tres meses, según una investigación de la Universidad de Birmingham en Inglaterra.

Trastornos del sueño

Los problemas de sueño son efectos secundarios comunes de la abstinencia de la nicotina y pueden abarcar desde el insomnio hasta la necesidad de dormir más durante el día. Los síntomas también están estrechamente relacionados con la desregulación de la dopamina, cuya hormona también está implicada en la regulación del sueño.

Los estudios también han demostrado que el movimiento ocular rápido (MOR) puede verse afectado negativamente cuando usted deja de fumar, lo que resulta en una falta de sueño de calidad y un cansancio persistente durante el día. Con frecuencia, una mejor higiene del sueño puede ayudar.

Tos persistente

Las personas a menudo se alarmarán cuando desarrollen una tos persistente después de dejar de fumar. Por extraño que esto pueda parecer, toser en esta etapa es una señal de que sus pulmones están mejorando, no empeorando.

Cuando usted fuma, las diminutas proyecciones en forma de dedo en el revestimiento de sus vías respiratorias, llamadas cilios, se inmovilizan y eventualmente se aplananan. Después de que usted deja de fumar, los cilios regresan a su forma y función normal, empujando los depósitos tóxicos fuera de los pulmones para ser expulsados.

Usted puede ayudar a aliviar este síntoma manteniéndose bien hidratado, humedeciendo el aire y usando miel o una pastilla para la tos de venta libre para aliviar cualquier irritación de la garganta.

Síntomas similares a los de la gripe

Durante el proceso de dejar de fumar, usted puede experimentar algo que popularmente se conoce como la “gripe del que deja de fumar”. La condición, caracterizada por una fiebre leve, malestar, sinusitis, tos y dolores corporales, es simplemente la respuesta de su cuerpo a un estado desconocido.

El cese repentino del hábito de fumar puede desencadenar una respuesta inmunitaria de manera muy similar a como respondería a una bacteria o virus que considera anormal.

En la mayoría de los casos, la gripe de una persona que deja de fumar dura sólo un par de días. La terapia de reemplazo de nicotina, junto con analgésicos de venta libre, puede ayudar a aliviar los síntomas.

Cambios de humor

El estrés y la irritación son síntomas comunes de la abstinencia temprana de la nicotina, desencadenados por la desregulación profunda de los sistemas endocrino (hormonal) y nervioso central.

Esto no sólo puede causar cambios extremos en el estado de ánimo, incluyendo arrebatos repentinos e irracionales, sino que también puede desencadenar cambios fisiológicos a corto plazo, incluyendo un aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca. Los problemas de memoria y la dificultad para concentrarse también son comunes.

Los síntomas psicológicos pueden profundizarse aún más si usted está privado de sueño, lo que lleva a episodios de ansiedad o depresión que pueden requerir tratamiento médico.

Estreñimiento

Además de los pulmones y el cerebro, el tracto digestivo puede verse afectado negativamente si usted deja de fumar repentinamente. Esto altera la motilidad y la contracción de los intestinos, reduciendo drásticamente la velocidad con la que se digieren los alimentos.

Hasta uno de cada seis fumadores que dejan de fumar experimentará ataques de estreñimiento, que generalmente duran de una a dos semanas.

El síntoma puede ser exacerbado aún más por los “bocados” que la gente experimenta al dejar de fumar, aumentando tanto el volumen de alimentos que consume como la ingesta de alimentos que tienen más probabilidades de causar estreñimiento (como el pan blanco, el chocolate, las papas fritas y el helado).

Beber mucha agua y aumentar la ingesta de fibra dietética generalmente puede ayudar a normalizar las deposiciones.

Conclusiones

No hay duda de que la abstinencia de la nicotina puede ser una experiencia intensa que preferiríamos omitir si pudiéramos. Con eso dicho, esta fase de dejar de fumar no durará para siempre y, si está preparado, puede aprender a controlar los síntomas a medida que se presenten.

Trate de no adelantarse y preocuparse por no volver a fumar nunca más. Sólo concéntrese en el día de hoy y haga todo lo que pueda para no volver a fumar.

Al final, los beneficios de dejar de fumar superan con creces cualquier incomodidad a corto plazo que pueda experimentar. Si das un paso a la vez, lo conseguirás.

Add Comment