El vapeador me quema los labios ¿por qué?

Con el paso del tiempo y la creación de nuevas tecnologías para alejarse de los malos hábitos como el tabaco, nos hemos encontrado con que muchas personas para suplir el uso de cigarrillo pasan al uso de los cigarrillos electrónicos, haciendo lo que se conoce como vapeo.

Es decir, los conocidos cigarrillos electrónicos se encargan de vaporizar sustancias y ese vapor es inhalado por el usuario a fin de suplir la acción realizada con el cigarrillo común.

¿Es sano vapear?

Más allá de una simple moda, el vapear se implementó como el sustituto ideal para los fumadores que desean dejar el uso de la nicotina, sin embargo, siempre existe la duda de que si es realmente un hábito más saludable a diferencia del cigarrillo convencional.

Claro está que este tipo de aparatos electrónicos utilizan otro tipo de sustancias liquidas que se vaporizan y con ello se hace la simulación del hábito de fumar cigarrillos aparentemente sin los efectos adversos.

Y la verdad es que ha sido una alternativa bastante positiva para muchos, pero por la incipiente popularización de este aparato electrónico, el mercado se ha visto abarrotado con estos aparatos electrónicos y/o sustancias de dudosa procedencia con el fin de aumentar el comercio.

En resumidas cuentas, podemos decir lo siguiente acerca de los cigarrillos electrónicos:

  • Es una alternativa aparentemente mucho más positiva a los cigarrillos comunes, pero todavía no se sabe a ciencia cierta si se trata de un hábito 100% saludable.
  • Gracias a su fama de ser más saludables, el mercado se encuentra abarrotado de estos aparatos electrónicos. Sin embargo, estos podrían (o no) tener un efecto negativo en la salud de sus usuarios.

Funciones de los cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos están conformados por un sistema electrónico que se encarga de vaporizar las sustancias que depositamos en él, así que con la ayuda de una batería establecida el dispositivo se encarga de calentar la solución con la intención de conseguir vapor.

Todo esto con el fin de imitar la acción de inhalar el humo del cigarrillo convencional. Con respecto a esto, las sustancias que más se utilizan para realizar el vapeo son el propilenglicol, glicerina y la nicotina.

Por otra parte, también se ha podido determinar que las sustancias que se liberan con el uso de los cigarrillos electrónicos también incluyen al formaldehido, acetaldehído y las acroleínas, las cuales también se encuentran en los cigarrillos convencionales pero en menor proporción.

El vapeador me quema los labios

Según múltiples estudios que se han realizado alrededor del mundo, han logrado determinar que el vapeador quema las células de la boca, lo que origina una sensación de escozor en los labios.

Esto se debe a que el cigarrillo electrónico con ayuda de su batería incorporada se encarga de calentar la sustancia líquida que se utiliza para vapear y con esto consigue destruir las células de toda la boca.

Es decir, la exposición al humo generado por el vapeador es mucho más agresivo con las células que se encuentran alrededor de la boca. Se ha logrado determinar que cada una de las células se destruye mucho más rápido, aproximadamente entre un 18% y 55%.

Todo esto en los días siguientes a su uso, a diferencia del uso de los cigarrillos convencionales que no aceleran el proceso normal de la vida de las células, determinada en un 2%. Esto se consiguió gracias a la simulación de vapeo que se implementó en el laboratorio.

Utilizando células epiteliales dentro de una cámara pequeña, las cuales fueron expuestas a las sesiones de vapeo con ayuda de una bomba que simulaba 2 inhalaciones de 5 segundos cada una, con solo el uso de 15 minutos diarios.

Todo esto debido a que a diferencia de todo lo que se cree con respecto a los cigarrillos electrónicos, no es solo vapor de agua lo que se calienta e inhala. Sino que también se trata de otras sustancias que con la exposición a los tejidos de la boca, lo que provoca laceraciones en las vías respiratorias.

Con esto se ha creado una gran polémica sobre si el uso de los cigarrillos electrónicos ha llegado para instalarse realmente como un sustituto del cigarrillo convencional o es simplemente otro medio de destrucción de las vías respiratorias a corto, mediano y largo plazo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies